Usted está aquí

Ruta de la Ribera del Duero

Ruta de la Ribera del Duero
Dirección:
Teléfono:
Móvil:
Fax:
Mail:
Web:

Localidad: Gumiel de Izán entre otros pueblos.

El río Duero atraviesa una de las comarcas vitivinícolas con más personalidad del país. La Ribera del Duero, locomotora de los vinos de Castilla y León, puede presumir de ser una de las Denominaciones de Origen con más peso en la Comunidad, no en vano se encuentra en el corazón del gran corredor del Duero.

La calidad de los vinos de esta comarca que abraza cuatro provincias -Soria, Burgos, Segovia y Valladolid- se une a los numerosos atractivos turísticos, riqueza artística y cultural de cada uno de los pueblos a los que ampara.

Siguiendo el recorrido de este a oeste, y comenzando por la provincia de Soria, destaca San Esteban de Gormaz, por donde el río pasa caudaloso regando fértiles vegas y tierras de ribera. San Esteban conserva, dentro de su casco urbano, bellos ejemplos de arquitectura popular que demuestran su vinculación al vino: zarceras y bodegas subterráneas, unidas a toda una ladera, auténtica ciudad bajo tierra, a las afueras del pueblo. Pero, sin duda, las dos grandes joyas de este municipio son la iglesia de San Miguel y la de Santa María del Rivero, dos templos del más puro estilo románico.

Muy cerca está la villa de Atauta, famosa por poseer el conjunto de bodegas tradicionales mejor conservado de toda la ruta de la Ribera del Duero. No menos atractivas son las que se conservan en Langa de Duero, declarada Conjunto Histórico Artístico. El río atraviesa esta localidad, cosiendo su puente medieval y casi observando la fortaleza desde lo alto de un cerro. Aquí hay que pasear por sus callejuelas de trazado medieval y descubrir la ermita de la Virgen de Paul y la iglesia de San Miguel Arcángel

Castillejo de Robledo, con las laderas de su castillo pobladas de lagares, sorprenderá a lo largo del recorrido por la incalculable belleza de su iglesia parroquial, bajo la advocación de Nuestra Señora de la Asunción. Su portada policromada y el interior poblado de frescos geométricos, dragones y dibujos florales aclaran la afirmación. En Castillejo hoy continúa viva la famosa Afrenta de Corpes, pues en sus inmediaciones está el robledal donde las hijas del Cid fueron apaleadas por sus maridos. Una placa, justo a la salida de la iglesia, lo recuerda, además de la señalización de la propia ruta.

El monasterio de La Vid adentra al turista en las tierras burgalesas de la Ribera del Duero. La espadaña de más de 30 metros de altura es la primera imagen que ofrece el monasterio, un descomunal edificio fundado en el siglo XII reformado en el siglo XVI. A orillas del río Duero, su vinculación al vino se observa en las viñas y en los lagares que quedan en los alrededores.

Desde aquí conviene, antes de entrar en Aranda de Duero, visitar la villa de Peñaranda de Duero. Punto estratégico del turismo a lo largo de la líneas del Duero que da la bienvenida con su altivo castillo, el Palacio de los Zúñiga y Avellaneda y la Colegiata. El trazado medieval de la villa se observa en las calles empedradas y estrechas custodiadas por casas nobles. Uno no se puede marchar de Peñaranda sin acercarse a la botica de Los Ximeno y descubrir su Plaza Mayor, presidida por el rollo gótico justo en el centro.

Gumiel de Izán y Gumiel de Mercado, al sur de la provincia, son dos puntos de parada. En el primero sorprende la iglesia parroquial de porte catedralicio y estilo gótico y auténtico museo en su interior. Lo corroboran el retablo mayor y los de las capillas laterales. Gumiel de Mercado es una pequeña villa que ha mantenido la arquitectura popular y la magna iglesia de Santa María.

Aranda de Duero, cuyo emblema gastronómico es el asado, se asienta sobre uno de los mayores conjuntos de bodegas subterráneas del mundo, excavado en el centro neurálgico de la ciudad. Hoy existe un recorrido guiado que permite visitar buena parte. En Aranda destacan la iglesia de San Juan Bautista, con una bella portada de nueve arquivoltas, el Palacio de los Verdugo o el puente medieval de las Tenerías que ofrece una bella panorámica sobre el Duero.

La sede del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero se encuentra en Roa. Ciudad en la que los avatares de la historia provocaron que se perdiera buena parte de sus palacios e iglesias, muestra de la riqueza de una época. Merece una visita la ex colegiata de Santa María y la antigua iglesia de San Sebastián.

Muy cerca, los mosaicos romanos de Baños de Valdearados demuestran que la unión entre viña y vino se remonta a hace 2000 años en estas comarca.

En la localidad de Peñafiel, en la provincia de Valladolid, el río se torna ribereño y caudaloso, ensancha sus fronteras agrícolas. La villa muestra la identificación al vino en su arquitectura popular y en el descomunal castillo que hoy alberga el Museo Provincial del Vino. Sin dejar a un lado la Plaza del Coso y sus monumentales iglesias y conventos como San Pablo, Santa María, Santa Clara o San Miguel.

El Cotarro de San Pedro, un hermoso cerro poblado de bodegas, indica que se llega a Pesquera de Duero, villa identificada de antiguo con el vino. La iglesia de San Juan Bautista y la de Nuestra Señora de Rubialejos, completan la oferta turística de Pesquera, en cuyas inmediaciones está el yacimiento arqueológico de Pintia.

Valbuena de Duero, donde está la prestigiosa bodega Vega Sicilia entre otras, y el monasterio de Santa María de Valbuena, protagonizan la última etapa de la ruta por tierras vallisoletanas. Bañando sus vegas el Duero, el monasterio deslumbra por su belleza. De estilo cisterciense y declarado Bien de Interés Cultural en 1931 es la sede permanente de la fundación de Las Edades del Hombre.

Dentro de esta ruta se enmarca el espacio natural de las Hoces del Río Riaza, entre los términos municipales de Montejo de la Vega de la Serrezuela, Maderuelo y Valdevacas de Montejo.

Localización